^^ Bienvenidos a mi página ^^

Esta página fue creada para mostrar algunos cuentos, reflexiones, poemas y dibujos que hice a lo largo de los años. Si tienen dudas o sugerencias, por favor escribanme a mi mail Solestelar@gmail.com e intentaré responder sus mensajes. Desde ya, gracias por visitar el blog ^^

¿No encontrás lo que querés leer? ¡Busca aquí! ^^

martes, 31 de julio de 2007

Puertas cerradas

Este poema está dedicado para todos aquellos que sufrieron por el incidente del 1º de Agosto, en un supermercado de Asunción, Paraguay: Icua Bolaños.

Me muero calcinado,
Por estas llamas
Que cubren el lugar.
Trato de abrir la puerta,
Que está bien cerrada,
Y todas las personas
Se desesperan más.
Las puertas cerradas,
No que quieren abrir,
Ya siento las llamas,
Que están por venir,
Para quemar a todos,
Sin preguntar quién será,
La siguiente víctima
Que le tocará quemar.
Golpeamos, empujamos,
Gritamos y pateamos,
Pero esa puerta
No se abre jamás.
Ya no siento dolor,
Las heridas salieron,
Y milagrosamente,
La puerta se abrió,
Y una persona,
Una mano me dio,
Para llevarme
Lejos de ahí.

viernes, 27 de julio de 2007

Los robots del señor Skimt

El señor Skimt era un científico, considerado totalmente loco. La mayor parte del día se encerraba en su laboratorio, haciendo grandes experimentos, que usualmente, eran totalmente copiados de otros científicos. Pero Skimt, como estaba loco, decía que él mismo los creó, pero que los otros científicos le copiaron. 
Un día, Skimt se encerró en su laboratorio, y no salió de ahí por el resto del día. Ni siquiera salió para ir al baño, o para comer o tomar su café. Sus amigos, los otros científicos, temieron que se tragara un veneno y hubiese muerto de ataque cardiaco. 
Realmente, pasaron como treinta y cuatro horas de que estaba encerrado ahí. Intentaron abrir la puerta, pero no podían. No había ninguna ventana donde asomarse, por lo que pensaron que, de seguro, se habrá asfixiado. 
Justo cuando estaban por llamar a la policía y los bomberos, la puerta del laboratorio se abrió. Apareció el señor Skimt, cansado, pero feliz. 
Detrás de él iban tres robots. No tenían la clásica forma de un robot. Más bien, parecían tres niños, porque tenían hasta la piel de un humano. Skimt explicó a sus colegas que esos robots eran androides. Parecían humanos, porque hasta tenían inteligencia propia. Pero fueron diseñados exclusivamente para recibir órdenes. 
- ¿De dónde sacaste los instrumentos para crearlos?- dijo uno de sus colegas. 
- Es un secreto. No quiero que nadie más copie mis ideas, al menos, no por esta vez- dijo Skimt, mientras salía de ahí, muy orgulloso por sus robots. 
Los científicos se enojaron. Sabían que no merecían ser tratados así. En primer lugar, estaban bastante preocupados por lo que podría pasarle a Skimt. En segundo lugar, ya había gente que creó robots casi humanos, como los androides. En tercer lugar, los androides no son de fiar. Sabían que, al adoptar una inteligencia propia, podían razonar y armar una rebelión en contra de los humanos. Debían hacer algo para asegurarse de que eso mismo no pasara con los robores del señor Skimt. 
Skimt no parecía preocuparle nada de eso. Más bien, se sentía orgulloso por ocurrirle una idea tan “original”, como hacer androides para que le hagan sus quehaceres domésticos. Ellos eran los que le barrían los pisos del laboratorio, limpiaban sus ropas, sus utensilios, sacudían el polvo... en fin, le facilitaban al científico todo eso que él ya no podía hacer, a causa de la avanzada edad que tenía. 
Los robots, en ningún momento, dijeron ninguna palabra. Skimt se dio cuenta de que se olvidó de ese detalle. Así que, un día, volvió a encerrarse en el laboratorio. Tuvo que desactivar a los robores, para poder abrirles las gargantas, y así, implantarles un dispositivo que les permitiera hablar. 
Cuando terminó, los robots aprendieron a hablar. Imitaban todas las palabras que los demás decían, para luego, formar ellos mismos sus propias oraciones. Skimt les puso nombre a cada uno, para que se los aprendieran. Así que uno se llamó Juan, el otro José y el otro Julio. Eran nombres fáciles, por lo que los robots se los aprendieron rápido, y sin complicaciones. 
Pasó el tiempo, y nadie más oyó hablar del señor Skimt. Los científicos se volvieron a preocupar. Ya se sabe que era un hombre insoportable y que estaba loco de remate, pero era un gran amigo, y solo él les incentivaba a que nunca se cansaran de descubrir algo nuevo, para hacer avanzar la ciencia. 
Uno de los científicos, el más joven del grupo, encontró el laboratorio de Skimt abierto. Se atrevió a entrar, y vio la escena más horrible de toda su vida: el señor Skimt estaba tendido en el suelo, con el estómago y las tripas fuera de sus vientres. Al lado de él, estaban los tres robots, con un cuchillo cada uno. 
El joven científico, que se llamaba Arthur, corrió con la velocidad del viento. Tuvo suerte de que esos robots no lo viesen, porque o si no, el que tendría las tripas afuera sería él. 
Le contó lo que pasó a sus colegas, y ellos, al principio, no le creyeron. Pero entonces, se fueron al laboratorio de Skimt, para ver lo que sucedía. 
También lo encontraron, pero esta vez, ya no tenía ni las tripas ni el estómago. Solo un gran agujero en el vientre. Los tres robots tampoco se encontraban. Pero vieron unas huellas de sangre, que se dirigían a la puerta. 
Las huellas eran pequeñas, como las de un niño. Entonces, supusieron que realmente fueron los robots los que hicieron eso. Siguieron las huellas, pero apenas salieron de la puerta, vieron un balde de sangre y agua. De seguro, los robots se limpiaron los pies, antes de salir completamente del lugar. 
Días después, Arthur leía el diario, y luego, soltó un grito de horror. Los otros científicos le preguntaron qué le pasaba, y él les leyó la noticia que temieron durante todo el tiempo: 


La ciudad teme nuevos incidentes
Dos niños, cuatro hombres y tres mujeres fueron asesinados en la plaza pública. 
Se teme que esto sea obra de un grupo de asesinos, que por un extraño motivo, mató a estas personas. 
Nadie sabe cómo ocurrió. Unos jóvenes que jugaban hasta tarde en la plaza encontraron los tres cuerpos en un arenero, boca arriba y con las tripas fuera de sus vientres. Los niños tenían las cabezas destapadas, por lo que se podía ver que sus cerebros fueron arrancados del mismo, al igual que sus ojos y algunos nervios de la cabeza. 
Uno de los jóvenes dijo: “me parecieron ver tres criaturas al lado de los cuerpos, pero no puedo estar seguro. Creo que uno de ellos llevaba una bolsa llena de sangre, pero la verdad, como era de noche y no había ningún faro en el lugar, no pude ver nada” así mismo, afirmó que nunca antes vio algo como eso. 
La ciudadanía está aterrorizada. Temen que ocurran nuevos incidentes como esos. La policía pide calma a los ciudadanos, y también dicen que encontrarán a los culpables del incidente. 
Los familiares de las víctimas afirman que ellos salieron a la mañana, ya sea para ir al colegio o para ir al trabajo, pero dicen que estaban bastante preocupados porque no regresaban a sus casas. Pidieron a la policía para que los buscara, y cuando encontraron estos cuerpos, las víctimas los reconocieron. Solo a los niños tuvieron que hacerle un análisis de ADN, por estar irreconocibles. 
Así mismo, los familiares piden a las autoridades más seguridad en el pueblo, y también que castiguen a los culpables. 
Continúa Pág. 4 a 5. 


- Esto es más grave de lo que creíamos- dijo uno de los científicos. 
- Debemos hablar con la policía- dijo Arthur- esto ya ha ido demasiado lejos. 
Se fueron a la policía, que en ese momento, ya sabía sobre la muerte de Skimt. Le dijeron que sospechaban que los asesinos fueran esos niños, que en realidad eran tres robots llamados Juan, José y Julio. 
La policía les prometió que los arrestaría y que también los destruiría, porque solo eran robots. 
Pasaron las semanas, y cada vez aumentaban los asesinatos. No solo aparecían con las tripas afuera, sino también si cerebros, o sin corazón. En algunos casos, hasta les sacaban los aparatos reproductores y les arrancaban la columna vertebral. 
Arthur, harto de ver tantos asesinatos, pidió a los científicos que, con sus grandes inteligencias, hicieran algo para poder detenerlos. 
- ¿Qué sugieres que hagamos?- le dijo uno de los científicos- solo Skimt sabía cómo fueron creados, y cómo destruirlos. 
- Skimt está muerto- dijo Arthur, cansado de oír lo mismo cada vez que proponía esa idea- y si no destruimos a esos monstruos, podría cumplirse lo que ocurre en la película “Matriz” o en cualquier película que habla de robots. ¿Qué pasaría si los futuros dueños del planeta fueran robots? Y nosotros seremos.... sus baterías- al decir todo eso, tragó saliva. 
- Vamos, no creo que lleguen a tanto- le dijeron los científicos- antes de que ocurra eso, esos robots serán destruidos. Pero antes, tenemos que volver al antiguo laboratorio de Skimt. Ahí fue donde comenzó todo. 
Se fueron a ese laboratorio. Lo encontraron tal y como la última vez que entraron ahí. Empezaron a abrir cajones, cajas, baúles.... hasta revisaron todas las notas de Skimt y su diario personal. 
Pero ninguno de ellos encontró alguna respuesta. 
Arthur, que en ese momento miraba los ácidos del escritorio, vio por debajo del mismo unas baldosas que sobresalían del suelo. Miró a los científicos, que estaban totalmente ocupados buscando respuestas, y se metió debajo del escritorio. 
Se dio cuenta de que era una puerta. La abrió y vio una escalera de hierro. Bajó por ella con una linterna para iluminar el camino. 
Luego de bajar todas las escaleras, caminó por un largo pasillo bastante estrecho. Calculó que solo podía entrar una persona como él ahí. Durante el trayecto, se preguntaba qué hacía ese pasillo debajo del laboratorio de Skimt. 
Al final del pasillo, encontró una puerta de madera. Vio que el candado estaba roto, por lo que pensó que alguien lo rompió para poder entrar. También pensó que debería haber necesitado varias herramientas, porque el candado era bastante grande. Así que lo sacó de donde estaba y empujó la puerta. 
Lo único que vio fue una pequeña pieza, iluminada por una lámpara de poca intensidad. Había un escritorio y un mueble en donde había muchos libros. En el escritorio había un montón de papeles desordenados. 
Arthur se acercó y vio esos papeles. Eran de varios inventos que él hizo. Ahí estaba la explicación de cómo lo hizo, qué materiales utilizó y en qué libros leyó. Pero había un papel en donde hablaba de cómo hizo los tres androides. 
Así se enteró de que los androides estaban hechos de circuitos, metal, batería recargable, con algunos órganos como huesos, músculos, ojos, parte del cerebro, piel humana y aparato reproductor masculino, de manera que parecieran más bien humanos que máquinas. También vio que los androides, al aprender todo sobre los humanos, podrían tomar sus propias decisiones. También leyó que tenían un dispositivo en la nuca, que al ser golpeado duramente, podría eliminar a los robots. Para desactivarlos, había que apretarles el abdomen suavemente. 
Mientras Arthur leía todas las indicaciones, sintió un golpe en la cabeza, que lo dejó inconsciente. 
Al despertar, se encontró atado en una silla, desde los pies hasta los hombros. Solo la cabeza podía mover. 
Vio a los tres androides, que llevaban varias bolsas llenas de órganos humanos. Al ver que Arthur despertó, dejaron las bolsas en el suelo. 
- El organismo despertó- dijo José. 
- No entiendo- dijo Arthur- ¿Por qué mataron a las personas? ¿Por qué mataron a Skimt? Él los creó, y gracias a él viven. 
- Es que oímos decir a Skimt hablar de un tal Dios. Él dijo que los humanos, al descubrir la ciencia, eliminaron poco a poco a Dios, que supuestamente creó a todos los seres vivos del planeta- explicó Juan- también le oímos hablar que ahora, son los humanos los que crean y no ese tal Dios. 
- Entonces pensamos que si matamos a nuestro creador, y recogiéramos algunos restos de varios organismos, crearíamos nuestros propios seres vivientes- dijo Julio. 
- ¿Por eso mataron a varias personas? ¿Por una idea errada que oyeron de su creador?- dijo Arthur, sin dar crédito a lo que decían los robots. 
- Él nos dijo que si se hace avanzar la ciencia, se podría revivir a personas que ya murieron- dijo José- por eso, con todos los órganos que tenemos, crearemos nuevos seres, que serán los mismos que matamos estos días. 
- Skimt estaba loco- dijo Arthur- y también lo están ustedes. Ya verán cuando vengan los otros científicos... 
- Los hemos matado- dijo Juan- antes de llegar hasta aquí. La razón por la cual no te matamos fue que ya no necesitamos órganos. Lo único que necesitamos es... una lengua. 
- ¿Una qué?- dijo Arthur, pero los robots no le respondieron. 
Ya se acercaron a él. Juan y Julio le sujetaron la cabeza y trataron de abrirle la boca. José sacó de uno de los cajones del escritorio un cuchillo, y empezó a afilarlo. 
- cuando tengamos tu lengua, ya tendremos todos los órganos que necesitábamos. No te preocupes, que no perderás la vida- explicó José, mientras que afilaba el cuchillo con mucha intensidad- al cortártela, cerraremos la hemorragia de manera que no pierdas sangre. Así verás cómo crearemos algo que no te podrás imaginar. 
Arthur se negaba a abrir la boca. Los robots, entonces, utilizaron sus fuerzas para abrirlo a la fuerza. Cuando lo lograron, ataron su cabeza con nuevas sogas, de manera que no cierre la boca. 
Cuando pasó eso, aparecieron unos policías, que empezaron a disparar a los robots. Pero como estaban hechos de metal, las balas rebotaron. 
- Aparecieron nuevos organismos- dijo José- no los necesitamos, así que matémoslos y tiremos sus cuerpos lejos de aquí. 
Pero en ese momento, uno de los policías disparó y la bala le llegó en la nuca de Julio. Un chorro de sangre salpicó a todos, y cayó al suelo sin vida. 
Juan y José, entonces, comprendieron lo que era el dolor. No sabían cómo era eso, pero sintieron que querían vengarse a toda costa de la muerte de uno de ellos. Entonces, comprendieron que al matar a las personas, despertaron ese sentimiento de sus parientes y amigos, ese sentimiento de querer encontrar al culpable para castigarlo. Al final, obtuvieron algo que los humanos tienen y que ni Skimt se los dio: los sentimientos. 
Mataron a todos los policías, sacándoles el corazón y los riñones. El último que quedó empezó a correr, diciendo que renunciaría a su cargo y que conseguiría un empleo menos riesgoso. 
Luego de eso, los dos robots se acercaron a Arthur, y le sacaron las sogas. 
- Lo sentimos mucho- dijo Juan- acabamos de activar las emociones. Sentimos tanto matar a Skimt, nuestro creador. De seguro, ustedes dos eran amigos. 
- ¿No se puede revivir personas?- preguntó José. 
- No, no se puede- dijo Arthur, totalmente sorprendido por la nueva actitud de los robots- la ciencia aún no la ha descubierto. Lo único que podemos hacer es revivir a una persona que está medio muerta, pero nada más. Yo creo que algún día, lograremos crear seres humanos con vida. 
- Skimt nos dijo que ustedes pueden llegar a ser Dios, si es que siguen avanzando con la ciencia- dijo José. 
- No estoy seguro- dijo Arthur- yo creo que nunca llegaremos a ser como Dios, porque todos los que lo intentaron, terminaron muy mal. Yo les voy a enseñar a no matar porque sí, y también a hacer sus experimentos sin necesidad de matar. Creo que tendré que enseñarles lo que los humanos suelen hacer, ahora que descubrieron lo que es la emoción y el sentimiento. 
Los robots sonrieron. Por alguna razón, sabían que a partir de ese momento, tendrían una nueva vida.

Este es el cuento original, escrito por mí en el año 2007. Si encuentran este cuento en otros blogs sin mi nombre, es porque son plagiadores ¬¬ 
De todas formas, gracias por leer este cuento. Nunca me imaginé que tendría tanto éxito :) 

viernes, 6 de julio de 2007

Un divague mío

Nada siento ya en este mundo de locos. Es como que dejara de amar, pero aún queda un poco de amor en el fondo de mi alma. Tampoco odio, pero detesto muchas cosas.
Siento que estoy en un cuerpo del cual quiero salir. Antes de nacer, no sentía dolor, no sentía nada de lo que se siente en este mundo. Ahora siento todo eso y realmente duele. El dolor no puedo soportarlo, pero como un ser humano, tengo que convivir con eso.
Ni sé si algún día mi alma descanzará en paz, si podré dejar este mundo sin nada pendiente por hacer. Solo quiero terminar con esto y volver al mundo de donde era antes, a ese mundo del cual nadie habla ni nadie conoce. Solo Dios sabrá de qué estoy hablando, así que no explicaré gran cosa.
Espero que pueda ordenar mi vida, que se tranquilice mi alma y me abunde en esa felicidad interior que tantas reflexiones me ha dejado, que me dio la esperanza de seguir viviendo en este mundo cruel, cuyos habitantes están locos de verdad...

martes, 3 de julio de 2007

Una imagen al óleo

Bueno, como no tengo ningún escrito que postear por ahora, les mostraré un dibujo que hice al óleo. Espero que les guste;)


lunes, 2 de julio de 2007

Olas de la perdición

Eran dos parejas que decidieron pasar su luna de miel en Indonesia, un lugar en donde según Yazmín, la mujer del joven llamado Aldo, habían vivido sus abuelos durante mucho tiempo. Tenía mucha descendencia hindú. Los dos disfrutaban mucho del lugar, en especial porque creyeron que no iba a pasar nada malo, ya que como cualquier recién casado, todo es color rosa, todo va bien, y nada malo pasará por el momento, al menos que pase el tiempo, y empiecen a tener hijos, y la pareja se conozca más cada día que pasa. Tenían una habitación para ellos solos, en donde podían hacer lo que querían. Estaban cerca de la playa, en donde podían irse para tomar sol, o bañarse en el mar juntos. Eso mismo hicieron ese día, que sería el último día de sus vidas. Estaban nadando en el mar, cuando vieron que las olas se agrandaban más de la cuenta. Algunas personas que estaban ahí se dieron cuenta de lo que pasaba, y empezaban a gritar cada uno en su idioma un montón de cosas. Yazmín y Aldo se asustaron, y decidieron salir del mar enseguida, pero una fuerte ola los arrastró hasta casi llegar a las profundidades. Por suerte encontraron un bote perdido, y lo tomaron. Empezaron a remar con todas sus fuerzas, mientras que el maremoto seguía en curso. Esa vez la orilla estaba bastante lejos, y no sabían si podían llegar a tiempo antes de que otra ola los arrastre hasta el fondo. Lastimosamente, una gran ola los separó. Los dos resultaron irse hasta las profundidades del mar. Se apenaron de que llegara ese momento tan drástico, que solo deseaban morir. Yazmín no llegó tan profundo, y hasta salió en la superficie, donde pasó un barco y la salvó. Aldo, en cambio, fue arrastrado por el agua hasta el fondo, mientras sentía que se ahogaba. Unos minutos antes de morir, Aldo vio una lluvia de gente dentro del mar, que caían y caían hasta desaparecer en lo oscuro del mar. Todos, obviamente, murieron ahogados. Yazmín se sintió muy triste, ya que en un segundo perdió todos sus sueños. Soñaba con vivir con él una vida tranquila, sencilla, feliz, y si era posible, tener hijos. Pero por esas olas, todo eso se había perdido. Y como no pudo aguantarlo más, una noche sin luna, se fue al mar, se arrojó al agua y murió.

domingo, 1 de julio de 2007

Ideas de la mente

Si se me ocurriera una idea lo escribiría de inmediato. Pero antes de eso debo inspirarme para que se me ocurra una idea. ¿Y por qué no inspirarme cuando vea un hermoso paisaje?
Aunque también puedo inspirarme cuando veo una situación escalofriante. O encerrar en mi mente todas las ideas que veo y me llaman la atención al instante.
Lo malo es que, algunas veces, no tengo nada que me convezca de que sea una buena idea al instante. Y se me congelan las ideas, convirtiendose en hielo de los polos y heladeras.
Pero aún así, tengo esperanza de que las ideas vuelvan como la luz del sol durante el día... o durante la noche con la luna brillante. Por eso es que en mi mente solo existen bellos paisajes de cielos inexistentes y belleza inexplicable.
A pesar de que sea un día gris, a pesar de que todo salga mal, siempre sabré que mis ideas se esconden en algún lugar. Esperan que las encuentren, y así crear historias en la mente, que se transformarán en escritos, dibujos o pensamientos que aparecen al instante.